febrary

Yo siempre besaba a mi madre antes de salir de casa.
No era una costumbre. Era una necesidad.
De pequeña y de no tan pequeña. Aún si dormía como si estaba despierta. Me acercaba a ella y la besaba. 
No era un beso rápido, fugaz. Era un beso lleno de sentido. El tiempo se paraba, no habían prisas. 
Esos besos hechos con amor, de los que te llenas de la otra persona.
Desde que empecé a ir sola al cole hasta cuando me iba al instituto.
Siempre un beso y un "hasta luego".

Recuerdo un día en que llegaba tarde al instituto. Me dormí. Tenía exámenes.
Metí todo de cualquier manera en la mochila y me vestí con lo que encontré en el suelo.
No pasé ni por el baño. Seguía vistiéndome mientras corría calle arriba a coger el metro.
Y justo antes de entrar, bajando las escaleras, me paré en seco.
No le había dado un beso.
Bajé dos escalones despacio.
Me paré.
Y corrí para casa.
Corrí y corrí. Subí las escaleras del portal y entré a casa corriendo.
Mi madre aún dormía.
Y volvió a pararse el mundo. El tiempo. 
La besé.
-¿Pero tú no llegabas tarde al examen?
-Sí. 
-¡Mónica!
-¡Ya me voy!, hasta luego.

A Moira no le gustan nada los besos. Nunca me da. Madicken me devora viva.
Las dejé en la escuela y volvía ya a casa cuando oí que me llamaba Moira.
Corrió a donde yo ya me encontraba, unos cuantos metros fuera de la escuela.
Necesitaba un abrazo. 
Y mientras la abrazaba fuerte le besaba la cabeza.
Le iba a caer una bronca por salir del cole sin permiso.
Lo sabía.
Daba igual.
Ese abrazo y ese beso, bien lo valían!

Moira.
Cistella, Girona.




La competición.
Mostrarse mejor que el otro. Saberse más rápido, más fuerte.
Más inteligente, más perspicaz, más ágil. Mejor.

¿Hace falta? 
Yo la borraría de la faz de la tierra.
Claro que me gusta animar, rociarlas de cumplidos. Decirlas lo bien que lo hacen.
Qué inteligentes, qué ágiles y rápidas, qué fortaleza, qué destreza!!!
Pero sin comparaciones, sin rebajar a la de al lado. Sin hacerlas subirse a un pedestal mientras su amiga está abajo. 
Me parece feo. Humillante. Sin sentido ni objetivo sano.
"El saber perder" no existiría en un mundo sin competiciones. No se lo tomarían a mal, porque no importaría.

A veces ves niños tan obsesionados en ganar, que se olvidan de jugar.
Yo no educo para que sean "las mejores". Educo para que lo hagan bien y sobretodo, que gocen haciendo lo que hagan, tanto sea nadar, correr, escalar, dibujar o construir.
Si las cosas se hacen bien, con ganas y disfrute, qué más satisfacción puedes querer?, ser mejor que el otro?, y qué ganas con eso?


Madicken escalando.
Colera, Girona.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.

Todos los derechos reservados