january

Me da la impresión que a todos nosotros, de niños, nos divertía más escuchar cuentos, que las explicaciones de "los mayores".
Todas esas explicaciones del por qué de las cosas, el peligro, la educación, el compañerismo, la solidaridad... todas esas cosas importantes de veras, se nos escapaban de la mente cuando nos hacían parar atención. En cambio, cuando sucedían en una historia ficticia, la entendíamos a la perfección.
Me atrevería a decir que, no sólo nos gustaba más, sino que aprendíamos el significado de esos valores cuando leíamos, nos leían o nos contaban esas historias.

"Leer te hará libre", "lee y aprenderás", "si estás aburrida, lee!"
Lee, lee, lee. Mi madre era una lectora nata, intentaba por todos sus medios que nosotros, sus cuatro hijos, siguiéramos esa interesante, asombrosa, divertida, fascinante y preciosa afición.
Sin obligaciones. No se puede obligar a amar.

Moira no ha estado muy interesada en la lectura. Le gusta más que le lean. Le encanta escuchar historias que le transporten al centro de la Tierra, dar la vuelta al mundo, volar sobre el Polo Norte o viajar a la Luna.
Por más que le ofreciera libros, cuentos o cómics, ella, disimuladamente, lo apartaba y empezaba a dibujar, pintar o construir.
Pero ha caído en sus manos un libro que le ha despertado el interés. "Pippi Calzaslargas", una edición nueva conmemorando el 70 cumpleaños de tan estimado personaje. 
¡¡¡Y no será por libros de Astrid Lindgren en casa!!!. Emil, Lotta, Madicken, Los hermanos corazón de León, Ronja y la mismísima Pippi. Todas esas historias fascinantes pueblan nuestra casa. Pero ninguno de ellos lo eligió ella. 
Yo se los ponía disimuladamente entre los pinceles, cuadernos de dibujo, ceras y temperas. Ni los veía.
Y fue en casa de mi hermana Marta donde lo encontró.
Y desde entonces, allá donde va, lo lleva "puesto".
No ha dejado de pintar, ni de ir en bici, ni ha olvidado a su gata. Encuentra los momentos para sumergirse en las historias de la hija del pirata. 
Aquella que no le gusta que le digan lo que ha de hacer, ver o sentir. La que sabe divertirse. La niña más fuerte del planeta.

Moira leyendo a Astrid Lindgren y su "Pippi Langtrømpe".
Cistella, Girona.

www.monicamauri.blogspot.com
www.facebook.com/MonicaMauriPhotography
www.instagram.com/cistellapower

-Per què porta bastó?
Me preguntó Moira al ver un corto de Charlot.
-Abans el bastó era un complement de la vestimenta que denotava elegància. No només el portava aquella persona que li costava caminar.
Y les pregunté por aquel acertijo: "¿qué camina primero con cuatro, luego con dos, sigue con tres y acaba con cuatro de nuevo?"
-L'ésser humà. Primer gateja a quatre grapes, es posa d'en peus (2), fa servir el bastó (3) i finalment necessita el caminador (4). La vida ens torna al començament.
Y empezamos a contarnos las comparativas de cuando eres un bebé y cuando te conviertes en anciano.
Naces sin cabello, sin dientes. Y así estarás cuando te conviertas en anciano. Babeas. Balbuceas. Miras asombrado todo aquello que te rodea, te asustas con facilidad, tienes miedos. Necesitas el acompañamiento de un adulto para sentirte seguro. Te gusta que te lean. Necesitas que te laven, te aseen. Usas pañales y te ayudan a comer y beber. Ríes y lloras sin mucho control de las emociones. Duermes poco y te despiertas pronto, al alba.
Y tu madre es lo más importante de tu vida. Al nacer y al morir, es con la persona en la que piensas.
La vida es un círculo. Empiezas y acabas con las mismas necesidades. 
¿Les estamos dando esas necesidades a nuestros ancianos?. Son, junto con los niños, la población más vulnerable.
¿Les pedimos más de lo que pueden dar?

Cuando ando con ellas, subo a un autobús o esperamos en la tienda nuestro turno, los que más interactúan con las niñas son los viejitos.
Y ellas también con ellos. 
Se sonríen, se van acercando poco a poco. Tal vez aquella señora mayor le ofrece un caramelo que guarda en el bolso, normalmente de eucaliptus, para cuando la tos le acomete.
Y a mí, eso, me enternece de qué manera!.
En Noruega se empiezan a hacer los jardines de infancia junto a las residencias para las personas mayores.
Niños y ancianos comparten rutinas. El juego, la comida, el descanso...
Es un bello proyecto.
Las dos poblaciones más sensibles, vulnerables, cariñosas y bonitas.
La vida.
Con amor y respeto.

Moira y Madicken.
Tjøme, Noruega.

www.monicamauri.blogspot.com
www.facebook.com/MonicaMauriPhotography
www.instagram.com/cistellapower

Paisajes nevados, desiertos, junglas y manglares.
Ríos que bajan de entre la montaña. 
Mares abiertos a océanos.
Océanos que bañan costas y playas de arena.

¡Qué belleza!

Huertos y campos cultivados.
Bosques de encinas y pinos. 
Olivos a pie de carretera rural.
Pozas que se crean entre las rocas.

Inspiro y expiro.

Caminar, correr, trepar, nadar, pasear.
Llegar llena a casa. A rebosar.
Encender el fuego.
Y mientras preparo la cena, ellas ponen en orden todos los tesoros que han encontrado.
Todos los regalos de la naturaleza.
Y con ellos jugarán y construirán.
Y yo luego, a la noche, me quedaré editando esos momentos.
Elijo ésta imagen.
Con tres protagonistas.
La niña, la naturaleza y la fotografía.

Moira.
Cistella, Girona.

www.monicamauri.blogspot.com
www.facebook.com/MonicaMauriPhotography
www.instagram.com/cistellapower


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.

Todos los derechos reservados