agosto


Estos días se está celebrando la semana internacional de la lactancia materna. 
Un derecho que se le ha privado a millones de mujeres, tanto sea por ignorancia como por interés económico.

La multinacional Nestlé, por ejemplo, es una de esas empresas que ha hecho más daño.
A principios de los años 60, intentó convencer a las mujeres lactantes que el biberón y su fabulosa leche de fórmula era mucho mejor que su propia leche.
En muchos lugares, en donde las mujeres no tenían acceso a la leche de fórmula por su elevado precio, se la regalaban. Durante los tres primeros meses del bebé, la Multinacional les proveía de esa leche, con sus biberones de última generación.
Pero, al finalizar los tres meses, se terminaba el regalo. A partir de entonces, tenían que comprarla.
Y qué pasaba?, pues que no tenían dinero para comprarla y tampoco podían volver al pecho, porque el bebé no lo estimuló en su día, por lo que la leche deja de producirse.
Y la leche de fórmula se mezcla con agua. Y tampoco habían caído esas multinacionales tan humanas, en que en esas regiones el agua está contaminada, o, simplemente, escasea...
Todos los anticuerpos y bacterias que la madre le pasa por el conducto lácteo, protegiendo así al bebé, los recién nacidos de biberón dejaban de consumirlos, dejándoles así a su suerte.

Dar el pecho no es sólo alimentar y proteger. Es dar sosiego, calma. Es abrazar, besar, dar amor.
La comadrona que llevaba mi embarazo empezaba sus vacaciones justo cuando yo cumplía. Y me dejó dicho sólo y únicamente una cosa:

-Digan lo que te digan, tú, la niña, al pecho. No les dejes que le den ningún biberón, ni tampoco ningún chupete. Teta, teta y teta.
-Oh... pero... y si no tengo leche?
-En 35 años de comadrona jamás he visto una mujer que no pudiera amamantar!

Maribel, mi comadrona, es de esas personas que habla claro. Usa el sentido común y habla con propiedad. 
Me explicó cómo tenía que poner la boca Moira, cómo su boca tenía que agarrar la totalidad de la aureola del pezón.
La posición había de ser, barriga con barriga, los primeros días, luego, cuando ya saben, maman haciendo el pino!
Y a demanda. Importantísimo. 
-Has visto alguna vez una vaca o una cabra mirando el reloj?, pues nosotras, como mamíferos, tampoco debemos.- sentenció.

Y acostada en la cama de la clínica, con Moira en brazos, mamando, me sentía la mujer más feliz del mundo.
Notaba fluir vida de mis pechos. Y la apretaba contra mí. Barriguita con mi barriga. Y así, día y noche. 

Pero en la habitación, nuestra vecinita, no paraba de llorar.
Y su madre se desesperaba por momentos.
Y llamaba a las enfermeras.
Y estas, desgraciadamente, no eran Maribel.
-Tiene hambre, ahora te preparo un biberón. 
Era la respuesta que obtenía.
-Pero ya le di!, debe de ser otra cosa!
Suplicaba la mamá.
-Ahora te traigo un chupete.
Acabó arreglando la enfermera.

"Ayyyyy... no!!!!!, Maribel dijo nada de chupetes! teta, teta y teta!!!!", pensaba en mis adentros, "pero... cómo se lo digo?!, quizás piense que soy una entrometida, una de esas "radicales de la teta"?!?! 

-Hola!, perdona... creo que te puedo ayudar!
Tímidamente me pronuncié.
-Ay!, no sé!!!!, no entiendo nada!!!!
-Normal!, tenemos las hormonas a tope!, y no es fácil!, tan pequeñitas... deja que te cuente lo que me han enseñado a mí!

Qué importante es tener a un buen profesional a tu lado!
Qué fácil es todo cuando se sabe hacer!
Qué rabia oír según qué tonterías!
Qué pena que se carguen así algo tan esencial, saludable, práctico, natural e importante!
Qué satisfacción ayudar!
Qué alegría ver a una madre y a su hija descansar abrazadas!
Qué bonita es la lactancia!

Tantas y tantas madres a las que se le ha negado su derecho a amamantar!
Tantos casos que me han explicado, injustificados e intolerables proviniendo de un supuesto equipo de profesionales.
Gracias a todos aquellos pediatras, comadronas, enfermeras, doulas y médicos que sí saben, que sí defienden y sí luchan por ella.

Feliz semana de la lactancia materna.
Compartamos nuestra sabiduría, que es fuente de vida.

Moira.
Cistella, Girona.

www.monicamauri.blogspot.com
www.facebook.com/MonicaMauriPhotography
www.instagram.com/cistellapower



"Juegos educativos".
Recuerdo esa frase escrita en la caja de algunos juegos de mesa de cuando yo era pequeña.

La escribían, supongo, para convencer a los padres de que no "sólo estarían jugando".
Esa manía de pensar que mientras te diviertes no aprendes!, ese convencimiento de algunos de que la educación está reñida con la diversión.

Tuve un profesor de inglés, que era excepcional!, el vocabulario nos lo enseñaba mediante la mímica, subiéndose de un salto a las mesas y sillas, arrastrándose por el suelo, colgándose de los percheros... entre risas y carcajadas, todos esos niños y niñas de la clase gritábamos al unísono la traducción de aquella palabra inglesa.
Estoy segura que cualquiera que nos hubiera escuchado desde fuera del aula, pensaría que a Joan Batallé se le había ido de las manos la clase, más bien al contrario!, entendíamos las palabras y ya no hacía falta memorizarlas ante el temido examen de final de trimestre. El "thirsty", era él arrastrándose por el suelo, a cuatro patas, con la mano limpiándose la saliva seca de la boca, pidiendo, rogando un poco de agua. 

El año pasado, en la escuela de las niñas, estaban estudiando la geometría.
Y empezaron, mediante la papiroflexia, a crear formas geométricas.
Hubieron críticas en si pasarse el día recortando y pegando, era estudiar o no.
Yo no sé si será estudiar o no, sé que es aprender. Aprender de una manera divertida, para que el concepto se entienda, que no sea una frase infinita de palabras incomprensibles.

Durante esa semana, Moira estuvo dibujando todo para después poderlo recortar y crear en 3D. Una casita, con su tejado y su chimenea. Los manzanos se levantaban fuertes con sus manzanitas pegadas con cola blanca, hasta un pájaro, enganchado a un bastoncillo de madera, volaba por encima de ese paisaje.
Le divertía la geometría. Quién lo iba a decir en una niña de siete años!

Y es que el juego, ya sea individual como grupal, es necesario.
Emma y Madicken idean nuevas formas de pesca de medusas y cangrejos. 
Tjøme, Noruega.


www.monicamauri.blogspot.com
www.facebook.com/MonicaMauriPhotography
www.instagram.com/cistellapower


Descansa. Piensa. Vuela con su imaginación.
Y la miro. 
También es para mí un momento de descanso. De pensar. De hacer volar mi imaginación.
Mi ritmo ha tenido que aliarse con los suyos. Y está bien.
También hay días en que no encontramos la sincronía, pasa en las mejores familias.
Así que nos damos nuestro espacio y nuestro tiempo. Han aprendido a respetar esas dos grandes necesidades del ser humano.

Y no lo pude resistir, me pudo la curiosidad.
-En què penses, Madicken?
-Ara mateix?
-Sí.
-En un gelat grandiós de maduixa i xocolata!

Y después de deshacerme en amor, dibujarse una sonrisa de oreja a oreja en mi rostro y disparar la cámara, le dije:

-Esperem que la barca de gelats passi per aquí!. (En Noruega, al ser todo islotes pequeñitos sin nada más que playa, rocas y bosque, los vendedores de helados pasean entre ellas con una barca a motor. Los niños corren mar adentro, con las monedas en las manos.)

Madicken.
Tjøme, Noruega.

www.monicamauri.blogspot.com
www.facebook.com/MonicaMauriPhotography
www.instagram.com/cistellapower


Lluvia de estrellas.
Mediados de agosto.
Moira entró corriendo a casa, jugaba con Lara fuera.

-Mamaaaaaa!, diu la Lara que aquesta nit hi ha pluja d'estels!!!!!!!!
-Oh!, és cert?, que preciós!
-Sí!!!!!!

Y nos preparábamos para el espectáculo, aunque ya les advertí que no era seguro que viéramos alguna.
Estiradas en la hierba contemplábamos un cielo estrellado.
-Però com funciona això, mama?, no hauríem de protegir-nos una mica?  
-Per què?
-No fan mal quan cauen?

Oh Moira!, amor.
Se me olvidó por completo tu extraordinaria imaginación!.
Y cerrando los ojos, embriagándome de ternura y amor, me reí tanto que las contagié, aunque aún no sabían bien, por qué reían.
Entonces es cuando Moira se levanta y hace ademán de ir esquivando estrellas.
Mientras nosotras nos reímos más y más.
Moira
Cistella, Girona.

www.monicamauri.blogspot.com
www.facebook.com/MonicaMauriPhotography
www.instagram.com/cistellapower



Es interesante no llenarles de juguetes cuando uno se va a pasar el día al río o la playa.
Esos juguetes, muy probablemente, harán que no investiguen, descubran, jueguen y se diviertan con cosas que, seguramente, no verían si no fueran al río o a la playa.
Los pedagogos de principios del siglo pasado, aquellos que abogaban por una educación al aire libre, entendían la educación como un trabajo de observación y el juego como la forma de realizarlo.

Moira, Pau, Madicken y Gala descubrieron jugando con los sapos del río que, por ejemplo, los sapos tienen dos párpados, uno sube y el otro baja. 
Que les gusta nadar pero también tomar el sol apoyados con sus patas delantera en la roca. Que es rugoso al tacto y bucea estirando sus patas traseras.
Que les gustan los niños, porque no se iba, se quedaba jugando y cuando estos hacían otras cosas, volvía a nadar entre ellos.
Y cuando Moira se lo puso en la cabeza, recordé aquella fantástica película de Bernardo Bertolucci, "Novecento", cuando Olmo Dalcò se pone el alambre, en donde va clavando todas las ranas del río para vendérselas a los patrones, encima de la cabeza. Y pensé que, tal vez, esa imagen se la encontraron Bertolucci y Storaro de sorpresa, porque hay invenciones y reacciones que solo a un niño se le pueden ocurrir.

Moira y Pau de risas con "El senyor Gripau".
La Muga, Bassegoda, Girona

www.monicamauri.blogspot.com
www.facebook.com/MonicaMauriPhotography
www.instagram.com/cistellapower

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.

Todos los derechos reservados