julio


No pienso cambiar un ápice la educación que les doy.
No educo a mis hijas en el miedo. Ni en la represión.
Tienen derecho a la queja. 
Tienen derecho a fotografiar a alguien que esté torturando, con la finalidad de denunciar y evitar un acto salvaje e inmoral.
Tienen derecho a la opinión, y sobretodo, opinar de los que se benefician del fruto de su esfuerzo.

Tienen el derecho a rehabilitar una vivienda abandonada, ayudar a quién no tenga la posibilidad de adquirir una.

Tienen el derecho y la obligación moral de solidarizarse con el que lo tiene más difícil, con el que está solo, con el débil, con el necesitado.

Tienen el derecho a la demanda social.
Tienen el derecho a gritar que tienen derechos.
No pienso educar a ser esclavo.
No pienso defender lo indefendible.
Las educaré en la libertad y para la libertad.
Desde aquí, mi más enérgica repulsa.
No a la ley mordaza.




Y los días se juntan con las noches.
Aunque las noches no existan.
Y el sol nos engaña y parece que baje, a esconderse tras el horizonte.
Pero no, vuelve a subir. Radiante, enérgico, deslumbrante.
Y nos quita el sueño.
Nos devuelve a la actividad desenfrenada.
A rebuscar entre las rocas bañadas por el mar esos cangrejos, moluscos y peces que tampoco duermen.
Noruega en verano es un continuo de actividad.
Iluminar constantemente la vida.
Y las niñas, en la isla, pierden la noción del tiempo.
De hecho, la perdemos todos.
Comemos cuando tenemos hambre y dormimos cuando tenemos sueño.
Indiferentes al reloj.

Noches de sol.
Moira pescando.
Tjøme, Noruega.

www.monicamauri.blogspot.com
www.facebook.com/MonicaMauriPhotography
www.instagram.com/cistellapower
 



El momento de lavarse los dientes e irse a acostar, es tal vez el más difícil de todos a lo largo del día.
Tanto si van arrastrándose de cansancio, como si van como motos después de la cena, siempre he de repetir, ochocientas treinta y dos veces, que se laven los dientes.
Es ese momento en que les asaltan las dudas existenciales, el momento de explicarme algo súper importante (y que no encontraron el momento en todo el día de explicarme), es cuando una y otra me enseñan lo que son capaces de hacer a pata coja o cómo de alto pueden trepar la puerta del baño.
Y Madicken me enseñaba algo mientras yo ponía la pasta dentrífica en su cepillo.

- D’acord Madicken, molt bé, però ara és hora de rentar dents!
- Per què no t’emociones, mama?
- Com?
- Com és que no t’emociones amb el que t’estic ensenyant?

No me cansaré nunca de regalarle los oídos.
De abrazarlas.
No concibo el día sin caricias ni miradas.
Sin palabras de amor.
No deseo que el día ande huérfano de cariño, de emociones, de felicitaciones, de ánimos y de gratitud.
Son merecedoras de las flores más bellas que la naturaleza pueda crear y las vestiré con ellas día sí, día también.
Cuando educas y crías con amor, cuando les das amor y más amor, estás formando una persona feliz, segura, independiente, fuerte y consecuente.
Y esas personas son capaces de todo, hasta de cambiar el mundo!

- Perdona amor, però estic cansada i no feu cas!

Era un papelito. Un papelito doblado minuciosamente por ella.
En él había escrito:
“TASTIMUT MAMA” (T’ESTIMO MAMA)

Madicken boicoteando mi instantánea.
Tjøme, Noruega.

www.monicamauri.blogspot.com
www.facebook.com/MonicaMauriPhotography
www.instagram.com/cistellapower
 


Respiro, respiro hondo. 

Me lleno los pulmones de aire, dejando que mi sangre se oxigene.
Que llegue así al corazón.
Siento hasta lo más minúsculo.
Me dejo abrazar por el viento.
Y vuelo en mi mente buscando;
pienso en los que están y en los que se fueron.
Me doy cuenta de lo afortunada que soy.
Sin riquezas materiales.
Millonaria en emociones.

He de transmitirles lo mejor.
No me callo, no ahorro en explicaciones.
Me instruyo, intento no dejar nunca de aprender.
Observo.
La poesía de sus movimientos.
Siento.
Sus dudas, sus miedos, sus ilusiones, sus emociones.
Pienso.
Respiro el momento.

Moira
Tjøme, Noruega.

www.monicamauri.blogspot.com
www.facebook.com/MonicaMauriPhotography
www.instagram.com/cistellapower


Moira se rompe la cabeza por entender eso del inicio del todo.
El cosmos, el polvo de estrellas.
El inicio de la vida. El agua.
La evolución animal.
Y la acompaño hasta donde puedo, y cuando me pierdo, volamos juntas en las suposiciones, en las teorías, en las hipótesis.

Estábamos en una de esas conversaciones, las tres, en el coche, cuando les pregunté:
-Què va ser primer, l’ou o la gallina?
Moira se quedó pensativa, con una sonrisa y los ojos como platos.
Madicken respondió ipso facto: 
-la gallina!
-I d’on va sortir la gallina?
-De l’ou!
-I qui va pondre l’ou?
-Doncs la seva mare!


Amigos, ya tenemos el gran dilema resuelto!

Madicken a punto de hacer un "ollie"
Tjøme, Noruega

www.monicamauri.blogspot.com
www.facebook.com/MonicaMauriPhotography
www.instagram.com/cistellapower




- Vengo a recoger el paquete que dejó encargado mi mujer.
Dijo un hombre al entrar en la tienda en donde Guiomar y yo esperábamos nuestro turno.

Giomar es una amiga de la infancia. Estudiamos en la misma escuela, nos llevamos dos años, pero por calendario, nos separaban tres cursos.
Al poco me fijé en ella.
Solía sentare en los bancos del patio a desayunar; zanahorias, apio o manzanas. Leía a García Lorca, Machado y Benedetti.
Ella tenía 11 años y yo 13.
Me fascinaba su indiferencia por la ignorancia de algunos chavales que se mofaban de ella.
Les daba una importancia igual a cero. Levantaba su mirada azul turquesa y hacía crujir la zanahoria entre sus dientes.
Masticaba mientras volvía a la lectura, mientras volaba de nuevo con nuestros poetas queridos.
Y yo sonreía. Sabía que seríamos amigas para siempre.

Vivimos la adolescencia entre las calles del gótico de Barcelona y nuestro segundo hogar, el barrio de Gracia.
Entrábamos y salíamos de nuestras respectivas casas como una más de la familia de la otra.

-"Mi mujer?!?!?!?", pffff... què fort!!!!
Espetó Giomar en voz alta en aquella tienda delante del señor y un montón de gente.
-Giomar!, le reñí sorprendida.
-Què?! és l'amo de la dona, o què?!

MI mujer, MI hijo, MI gato, MI amigo...
Es cierto, no deberíamos referirnos así a personas y/o animales. Deberíamos cambiar el sentido del lenguaje. Creo que hay muchos errores en él.
Cierto que acorta, abrevia, resume... yo misma digo "mis hijas", pero está mal dicho!, no son mías, son de ellas. No las poseo, no soy su dueña.

-M A D I C K E N !!!!!, NO emprenyis la meva gata!!!!!!!!!, oía de lejos gritar a Moira...
-No és la "teva" gata! 
-Oi tant que ho és!!!!!, mamaaaaaaaaaa!!!!! de qui és l'Alien?????

Oh... allá vamos...
Y me acerqué.

-Bé, doncs... d'ella mateixa?

Moira frunce las cejas. He de explicarme mejor...

-Vosaltres els hi feu de mare, els cuideu, els hi doneu menjar, netejeu el calaix de sorra... però, ben bé, no són vostres. Són l'Alien, és en Goku, l'Spiderman... 

Echo de menos a Guiomar, profesora de matemáticas en una escuela de Seattle, EEUU.
Echo de menos su sentido común, su visión de la vida, su espíritu libre y su amor incondicional.
Echo de menos esas largas noches cuestionándonos todo.
Y las risas que nos echábamos. Deberíais haber visto la cara de aquel señor! 

Moira y Madicken alimentando tres gatitos a los que su madre abandonó.
Cistella, Girona.

www.monicamauri.blogspot.com
www.facebook.com/MonicaMauriPhotography
www.instagram.com/cistellapower.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.

Todos los derechos reservados